Extracto:
28.- Se modifica el apartado 50.1, que pasa a tener la siguiente redacción:
"50.1. Se permitirá la navegación deportiva no pudiendo encontrarse a bordo de la embarcación un número de personas que supere el 75 por ciento de las autorizadas en los certificados de la embarcación, salvo que se trate de personas convivientes o salvo en el caso de embarcaciones para dos tripulantes en que podrán navegar los dos. En todo caso, el número de personas a bordo de la embarcación no podrá exceder de 25. Deberán adoptarse medidas de desinfección y refuerzo de normas de salud e higiene en las embarcaciones deportivas."
 

El RCMS gana la demanda presentada por el socio don José Francisco García de Soto y de la Roza contra el Club, por un supuesto cobro indebido de importes por el uso de las instalaciones sobre las que la RFEV ostentaba una concesión.

El demandante, titular de varias embarcaciones de vela ligera en el área del Dique de Gamazo, ha venido haciendo uso de las instalaciones del CEAR de vela y ha varado sus embarcaciones en la explanada situada delante de aquel y por tales servicios el demandante había venido abonando las cuotas giradas por el RCMS entre los años 2008 y 2013.

Según la sentencia, estas cuotas están justificadas al haber sido aprobadas en las Juntas celebradas por los socios del Real Club Marítimo de Santander, las cuales no fueron impugnadas por el demandante.

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santander falla a favor del RCMS frente a la demanda del socio García de Soto. Dicha sentencia es firme y no cabe recurso contra ella.