6 de julio de 2019 Regata, Escuela de Regatas

Primera edición de la Copa Elena con 40 yates en disputa

Los ganadores por clases fueron:

Mylla con Javier Sanchez-Pego en Zulu (patrón de más de 70 años), Yamamay en Charly (patrón entre 18 y 70 años en hándicap RCMS), Javier Echavarri en Romero (patrón entre 15 y 18 años), Marcos Hurtado y Álvaro Fernández en Bravo (patrón entre 10 y 15 años) y Fernando Echavarri en India (patrón hasta 10 años)

Resultados                     Fotos en Flickr

El Yamamay de Javier Gallo ganador el clase Víctor, y por ello de la Copa Elena

A las tres de la tarde comenzó el procedimiento de salidas por clases, emulando el ultilizado en 1928, empezando por los más lentos.

Las clases India y Bravo, patrones hasta 10 y hasta 15 años respectivamente, haclian un recorrido de 5 millas contorneando la Isla de Mouro y regresando al club.

El resto de clases encaraban un recorrido de 10 millas con una boya al N de Cabo Mayor.

Aquí se congregaban barcos de todos los tipos, desde el pequeño Dinghy de 4 metros hasta los Cruceros de 40 pies, pasando por los Laser, Snipe, Dinghys y Cruceros de diversas esloras.

La salida de la bahía se realizó con viento más o menos estable y permitió que los participantes llegaran a Mouro con espectativas de terminar la regata, pero a partir de este punto el viento en el Sardinero fue debilitandose y porvocó que los ue terminaron tuvieran que realizar un esfuerzo para mantner la velocidad y determinó la retirada de varios yates por no poder terminar en el tiempo establecido.

La anécdota con feliz desenlace la protagonizó Cristobal Piris, a bordo del dingy DeParranda en solitario, que volcó frente a la bocana de Puertochico y tuvo que ser asistido y remolcado 'a dos aguas' hasta la rampa de prácticos donde hubo que esperar a la marea para vaciar el barco.

A las siete y media se proecedió a la entrega de distinciones, ya que esta regata no tiene premios al uso. Los nombres de los ganadores quedarán inscritos en la peana dela Copa Elena.

Una animada merienda, con tartas conmemorativas con grimpolas del RCM Santander y el New York YC, fue el punto final de la primera edición de la Copa Elena

Buscador de noticias